Voluntariado estudiantes de la UAM 2015-2016

Jue 04 Junio 2015

banner voluntarias de la autónoma curso 2015_2016

Curso académico 2015-2016

Por segundo año consecutivo la Fundación Caser apoya a estudiantes de la Autónoma para que hagan voluntariado en residencias

Este voluntariado no es el habitual ya que además de la acción que realizán, recibiren una formación complementaria al itinerario de voluntariado. Aprenden habilidades sociales, trabajo en equipo además de recibir formación específica de voluntariado con personas mayores y fomentar la reflexión y el debate sobre la experiencia que están viviendo, con el objetivo de crear una conciencia social y participación activa en la sociedad como herramienta para la transformación social, entre otras cosas.

Esta acción se enmarca en el Programa de Acción Formativa en Voluntariado Universitario, coordinado por la Oficina de Acción Solidaria y Cooperación de la Universidad Autónoma de Madrid que nació en el año 2000 con el objetivo de ofrecer a los estudiantes de manera paralela a la formación académica, herramientas que permitan construir una sociedad más justa y solidaria.

Hasta 2014 la acción voluntaria se podía realizar en uno de los 4 espacios que la Universidad Autónoma de Madrid ofrecía: voluntariado de animación en hospitales en el Hospital La Paz; voluntariado de sensibilización sobre discapacidad en el Área de Atención a la Discapacidad de la UAM; voluntariado de apoyo escolar en el CEIP Príncipe de Asturias y voluntariado de apoyo a personas mayores en la Residencia Nuestra Señora del Carmen. Desde septiembre de ese mismo año, estudiantes de la autónoma han desarrollado las acciones de voluntariado en las residencias de la Moraleja y en la de Arturo Soria.

Para garantizar el éxito del programa, se cuenta con la figura de 2 coordinadores de la acción voluntaria En concreto los coordinadores establecen y planifican la acción junto con la Fundación Caser, la residencia y, por supuesto, con el grupo de voluntarios y residentes. Además los coordinadores realizan un seguimiento, apoyan y asesoran a los voluntarios en todo momento.

El principal objetivo es que las acciones que realicen los voluntarios sean de interés y contribuyan al desarrollo y crecimiento de los residentes y, al mismo tiempo, supongan para los voluntarios una formación humana que complemente la formación técnica que esté recibiendo al estudiar su carrera.

Cómo funciona el programa: Al comienzo del programa y después de mantener un primer contacto con los residentes, el grupo del voluntariado guiado por el coordinador establece y planifica las actividades a desarrollar. Las actividades están enfocadas a que las personas mayores se diviertan y disfruten de su estancia en la residencia gracias a la energía y compañía de las y los voluntarios. Las actividades se preparan en grupo y se evalúan con el objetivo de mantener lo que funciona y mejorar lo que no ha salido como se esperaba. En caso de que la persona mayor no esté interesada en realizar la actividad prevista, el grupo de voluntariado intentará dar respuesta a sus intereses.

RESULTADO BENEFICIARIOS 2015- 2016

28 voluntarios y 100 residentes

RESULTADO BENEFICIARIOS 2014- 2015

24 voluntarios y 80 residentes