Comunidad autónoma

La dependencia en Castilla y León

Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades

Gerencia de Servicios Sociales

Dirección: C/ Francisco Suárez, 2, Valladolid

Teléfono: 012 (si se encuentra fuera de la comunidad: 902 106 060)

Alicia García Rodríguez

Consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades

  • Servicios que ofrece:

    Para todos los grados de dependencia ofrece los siguientes servicios:

    • Teleasistencia.
    • Ayuda a domicilio.
    • Promoción de la autonomía personal.
    • Centro de día/noche.
    • Prevención (incluido en los restantes servicios).

    Además, se ofrece el servicio de atención residencial para los grados II y III, y también para el grado I cuando sea el recurso idóneo por la situación socio-familiar de la persona en situación de dependencia.

    En caso de que los citados servicios no estén disponibles en el ámbito público, se ofrece la prestación vinculada para la adquisición de uno o varios de ellos.

  • Prestaciones económicas:

    Para todos los grados ofrece (si el solicitante cumple el resto de requisitos):

    • Prestación económica vinculada al servicio, incrementada en sus cuantías máximas en un 20% para los grados I y III y en un 75% para el grado II.
    • Prestación económica de asistencia personal.
    • Prestación económica de cuidados en el entorno familiar.
  • Reducción de la prestación del cuidador informal:

    En Castilla y León, con motivo de los ajustes realizados en la normativa estatal de dependencia en el año 2012, se optó por un sistema que garantizara una atención de calidad de las personas en situación de dependencia, mediante la atención profesionalizada y que favoreciera el acceso a servicios profesionales, reduciendo progresivamente los cuidados informales, considerados en la Ley como excepcionales. Para ello, se adoptaron las medidas necesarias que facilitaran el acceso de las personas en situación de dependencia a los servicios profesionales, priorizando las situaciones de gran dependencia y de menor capacidad económica, de forma que ninguna persona quede excluida de la atención profesionalizada por no disponer de recursos económicos suficientes. Con estas medidas se pretendió, asimismo, evitar la pérdida de empleo de profesionales en el sector.

    ntre las medidas concretas adoptadas, se incrementó la cuantía máxima de la prestación vinculada y de la prestación económica de asistencia personal, para los beneficiarios con menores rentas, hasta un 20 % para los grados I y III de dependencia, y hasta un 75 % para el grado II.

    En paralelo, y potenciando el carácter excepcional de la prestación económica de cuidados en el entorno familiar, la cuantía de ésta se redujo en un 15% sobre los importes aprobados por el Real Decreto Ley 20/2012. Actualmente, esa reducción adicional del 15 % se ha revertido en un 75 %.

    Además, se ha hecho compatible esta prestación con los servicios públicos de promoción de la autonomía personal, ayuda a domicilio o centro de día con determinadas intensidades, y con la prestación vinculada a esos servicios o al de asistencia personal en el caso de los menores. La cuantía de esta prestación vinculada compatible con los cuidados en el entorno familiar, es inferior a la vinculada ordinaria, pero la suma de ambas prestaciones es superior a la cuantía prevista para los cuidados informales antes de 2012.

    La comunidad de Castilla y León no aplica el periodo suspensivo de la prestación de cuidados en el entorno familiar.
     

  • Servicios diferenciadores y complementarios:

    No incluidos en el catálogo de servicios y prestaciones de la Ley de Dependencia.

    Con carácter complementario a las prestaciones reconocidas al amparo de la Ley de Dependencia, algunos centros residenciales y centros de día ofrecen servicios de apoyo a la permanencia de las personas mayores en su entorno habitual. Estos servicios pueden prestarse, tanto en el centro como en el domicilio del beneficiario y son, entre otros, los siguientes:

    • Comedor
    • Catering
    • Lavandería
    • Peluquería
    • Podología

    Para las personas con discapacidad, se habilita una segunda prestación vinculada para el caso de que reciba el servicio residencial y, además, otro de centro de día, de promoción de la autonomía o de asistencia personal.

    Existe una línea de  subvención destinada a la adquisición de ayudas técnicas para favorecer la autonomía personal de personas en situación de dependencia.

  • Incompatibilidad entre servicios y prestaciones:

    Existen las siguientes compatibilidades:

    • El servicio de prevención es compatible con todos los demás servicios y prestaciones económicas.
    • El servicio de teleasistencia es compatible con todos los servicios y prestaciones económicas, a excepción del servicio de atención residencial y de la prestación vinculada a dicho servicio.
    • El servicio de promoción de la autonomía personal, cuando esté financiado con fondos públicos es compatible en intensidad de hasta 11 horas mensuales con los servicios de ayuda a domicilio, centro de día, centro de noche y asistencia personal, y con la prestación vinculada a dichos servicios.
    • Para los menores de seis años, el servicio de promoción de la autonomía personal, en su modalidad de atención temprana es compatible: 
      • En caso de grado II o III, con el servicio de ayuda a domicilio en la intensidad que corresponda al grado  de dependencia, con la prestación vinculada a dicho servicio y con la prestación económica de cuidados en el entorno familiar.
      • En caso de grado I con el servicio de ayuda a domicilio hasta 11 horas mensuales.
    • El servicio de ayuda a domicilio que no tenga el carácter de prestación esencial según la Ley 16/2010, de 20 de diciembre, de Servicios Sociales de Castilla y León, es compatible con los servicios de centro de día, centro de noche, promoción de la autonomía personal, asistencia personal y con la prestación vinculada a dichos servicios, cuando la ayuda a domicilio sea necesaria para que la persona en situación de dependencia pueda recibirlos.
    • El servicio de atención residencial permanente, cuando se considere el recurso idóneo para personas con discapacidad y la atención prestada por el centro no sea completa, es compatible con el servicio de centro de día o, en su caso, con el servicio de promoción de la autonomía personal o con el servicio de asistencia personal. Esta compatibilidad se aplica igualmente cuando uno o los dos servicios compatibles se reciban a través de prestación vinculada.
    • La prestación económica de cuidados en el entorno familiar es compatible con:
      • El servicio de promoción de la autonomía personal financiado con fondos públicos, en una intensidad máxima de 11 horas mensuales.
      • Para las personas menores de 18 años a las que no proceda reconocer el servicio de atención temprana, con una prestación vinculada específica para la adquisición del servicio de promoción de la autonomía personal o del servicio de asistencia personal.
      • Para las personas mayores de 18 años, con el servicio de ayuda a domicilio de 11 horas mensuales en grado III, ocho horas mensuales en grado II y cuatro horas mensuales en grado I, con el servicio de centro de día de menos de 15 horas semanales, o con una prestación vinculada específica para los servicios de promoción de la autonomía personal, ayuda a domicilio, centro de día o de noche.
      • La atención residencial temporal en centro público o concertado o la ayuda económica para descanso del cuidador en centro privado acreditado, por un periodo máximo de 30 días al año
      • La asistencia a centros educativos de cualquier ciclo en régimen de internado.
  • Financiación:

    Total de fondos destinados a la dependencia en 2017: 428.030.577 €

    2017
    Total SERVICIOS 256.785,51 €
    Total PRESTACIONES ECONÓMICAS 70.198,25 €
    Total FONDOS DESTINADOS A LA DEPENDENCIA 186.587,26 €
  • Copago:

    En la prestación vinculada y de asistencia personal, la cuantía máxima aprobada por Real Decreto estatal se incrementa en un 20 % para las personas con menor capacidad económica. En el caso del grado II, el incremento puede alcanzar hasta el 75 %.

    A partir de ahí, se aplica una fórmula matemática de manera que, a medida que se incrementa la capacidad económica personal, se reduce la cuantía de la prestación, garantizándose, en todo caso, una cuantía mínima.

    Además, y al objeto de equiparar los servicios adquiridos en el sector privado a través de prestación vinculada o de asistencia personal, a los que se reciben con carácter público, el usuario cuya capacidad económica sea superior a la cuantía anual de la PNC (pensión no contributiva), debe destinar una parte de sus ingresos a la adquisición del servicio. La cuantía de la aportación exigida depende también de su capacidad económica, sin que en ningún caso pueda superar el 90 % del coste del servicio. La regulación de estas cuestiones se encuentra en la Orden FAM/6/2018, de 11 de enero por la que se regulan las prestaciones del Sistema para la Autonomía y Atención a la dependencia en Castilla y León, el cálculo de la capacidad económica y las medidas de apoyo a la personas cuidadoras no profesionales.

    En la prestación económica de cuidados en el entorno familiar, la cuantía máxima de la prestación se reduce, también por aplicación de una fórmula, en función de la capacidad económica del beneficiario. También, en este caso, se garantiza una cuantía mínima.

    En los servicios públicos, el copago está regulado en el Decreto 70/2011 de 22 de diciembre, por el que se establecen los precios públicos por servicios prestados por la Administración de la Comunidad de Castilla y León en el ámbito de los Servicios Sociales.

    La cuantía depende del tipo de servicio y de la capacidad económica del usuario. Con carácter general, no pagan más del 90 % del precio público ni del 90 % de su capacidad económica.

  • Resolución de expedientes:

    Castilla y León se ha comprometido, a través de la Orden FAM/6/2018, de 11 de enero, a reducir progresivamente el plazo de resolución de los expedientes y el plazo de acceso a las prestaciones: cinco meses para solicitudes presentadas en 2018, cuatro meses en 2019 y tres meses a partir de 2020.

  • Integración de la Ley de Dependencia en los servicios sociales:

    En Castilla y León, la aplicación de la Ley de Dependencia se ha integrado en los servicios sociales. Es precisamente la integración lo que permite evitar duplicidades entre lo que, de otra forma, serían dos sistemas paralelos.

    Algunos ejemplos de organización y gestión integrada son:

    • Solicitud unificada para el acceso a los servicios sociales que atienden situaciones de necesidad basadas en la falta de autonomía. Se ha eliminado la doble puerta de entrada para personas que solicitaban la misma prestación por Dependencia o por Servicios Sociales. El mismo modelo de solicitud sirve para solicitar la valoración, la revisión y el acceso a todos los servicios y prestaciones del sistema.
    • La unificación de criterios de valoración para todos los usuarios, sean o no dependientes a efectos de la ley 39/2006. Esta unificación de criterios se ha conseguido con la unificación de los baremos (para la valoración de dependencia y para el acceso a prestaciones), y de los órganos de valoración. Esto permite mejorar la eficiencia en el trabajo de los profesionales y simplificar los procesos de valoración.
    • La aplicación informática SAUSS: en el ámbito de los servicios sociales y, por tanto, incluida la dependencia, dispone de un sistema de información con una base de datos de personas de la que se nutren los diversos módulos que gestionan prestaciones económicas y servicios. Se trata de una aplicación informática que genera tareas a los diversos agentes del sistema: de tramitación administrativa y de valoración funcional, social y económica. Esto permite tramitar un volumen extraordinario de procedimientos con el mismo personal, con orden, seguridad y agilidad. La aplicación informática también permite el trabajo en red no presencial de los equipos de valoración y el acceso a la información en tiempo real de todos los profesionales que pertenecen al sistema, ya sean de la propia Administración autonómica o de las corporaciones locales.
  • Coordinación sociosanitaria:

    La Consejería de Sanidad, la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades y la Gerencia de Servicios Sociales han suscrito un protocolo en materia de coordinación, fruto del cual es un nuevo recurso de atención: la unidad de convalecencia sociosanitaria, ubicada en residencias de personas mayores a las que se dota de los recursos necesarios para prestar cuidados sanitarios de intensidad semejante a los prestados en las Unidades hospitalarias de larga estancia y/o convalecencia y la atención social correspondiente a las necesidades de cada caso, en situaciones en las que la persona que ya no necesita hospitalización, sin embargo no dispone en su hogar de las condiciones necesarias que le permitan una adecuada atención. Esta iniciativa forma parte de la estrategia de atención a los pacientes crónicos.

    Esta forma de coordinación se ha basado en la experiencia de éxito que ha supuesto el proceso de atención sociosanitaria a las personas con discapacidad por enfermedad mental, que se ha extendido con resultados muy relevantes a todo el territorio de la comunidad autónoma y que ha significado un gran avance en la calidad de vida de este colectivo. Se sigue, en estos momentos, profundizando en el modelo que aún tiene margen para la mejora.

    La farmacia hospitalaria en los centros públicos de personas mayores ha supuesto también un aprovechamiento de las sinergias de la coordinación, con resultados espectaculares desde la calidad y de la eficiencia. La gestión de la Administración de fármacos desde el hospital de referencia de los centros de personas mayores de gestión de la Gerencia de Servicios Sociales, con la asistencia del depósito de medicamentos y de la gestión de la medicación en envase hospitalario para los residentes, ha contribuido a la mejora en la polimedicación de las personas residentes, así como una reducción en el coste muy significativa.

    Se sigue consolidando la coordinación del centro de patología dual (discapacidad intelectual y enfermedad mental) con los dispositivos de salud mental y de servicios sociales en la que se ha conseguido la normalización de la atención a personas que presentaban graves y frecuentes alteraciones de conducta, y la integración social de las mismas.

  • Ver Información estadística sobre la dependencia en esta Comunidad

    Estadísticas dependencia Castilla y León Diciembre 2017(Fuente IMSERSO)
     
    Los 89.709 beneficiarios con prestaciones concedidas reciben 115.507 prestaciones:
     
    Estadísticas dependencia Castilla y León Septiembre 2016(Fuente IMSERSO)
     
    Los 84.967 beneficiarios con prestaciones concedidas reciben 107.893 prestaciones:
     
    Estadísticas dependencia Castilla y León Diciembre 2015 (Fuente IMSERSO)
     
    Los 73.546 beneficiarios con prestaciones concedidas reciben 93.834 prestaciones:
     
    Estadísticas dependencia Castilla y León febrero 2015 (Fuente IMSERSO)
     
    Los 61.426 beneficiarios con prestaciones concedidas reciben 76.788 prestaciones:
     
    Estadísticas dependencia Castilla y León Julio 2014 (Fuente IMSERSO)
     
    Los 61.766 beneficiarios con prestaciones concedidas reciben 77.591 prestaciones
     

Nota: La información que se refleja en cada uno de los apartados ha sido proporcionada por las propias Comunidades Autónomas