Navarra incrementa la inversión para personas mayores, dependencia, discapacidad,

Vie 15 Enero 2021 Actualidad

Foto de una señora mayor acompañada por una enfermera

Navarra incrementa la inversión para personas mayores, dependencia, discapacidad, familia y menores

El Departamento de Derechos Sociales va a contar en 2021 con un presupuesto total de 479,3 millones de euros, un 9,27 % más con respecto a 2020. Este incremento repercute en todas las áreas, aunque destaca el aumento de recursos y servicios en el ámbito de la atención a la dependencia, personas mayores, discapacidad y enfermedad mental, familia y menores, con 21 millones más que el año anterior.

La consejera de Derechos Sociales, Carmen Maeztu, señala que “el presupuesto para 2021 va a contribuir a reactivar socialmente Navarra, promoviendo el empleo de calidad, la cohesión social y la igualdad de oportunidades”.

El departamento apuesta por hacer efectivo el Pilar Europeo de Derechos Sociales y avanzar en la dimensión social de la Agenda 2030, luchando contra la pobreza, incrementando la protección social y reduciendo las desigualdades. Asimismo, con los nuevos recursos se transformará el actual sistema de cuidados de larga duración hacía un modelo de atención centrado en la persona en los ámbitos de la dependencia, discapacidad, enfermedad mental y personas mayores.

 

Destino de los recursos

Con los recursos disponibles, se va a poner en marcha un nuevo acuerdo marco de centros residenciales para ampliar el número de plazas, mejorar los servicios y adaptarlos a las nuevas necesidades surgidas con la pandemia de COVID-19. 

Igualmente, con las nuevas dotaciones se van a incrementar un 20 % las ayudas a la contratación de cuidadores profesionales de personas dependientes en el domicilio, se pondrán en marcha los programas de promoción de la autonomía personal, y se extenderá el proyecto piloto sociosanitario de Tafalla a otras zonas básicas de servicios sociales.

En el ámbito de la discapacidad y de la enfermedad mental se prevé establecer modelos residenciales alternativos a los actuales, viviendas en el medio comunitario, también para personas con grandes necesidades de apoyo, que permitan una integración efectiva de las personas con discapacidad. Se renovará también el concierto de plazas residenciales para personas con enfermedad mental, así como los contratos de plazas para personas con discapacidad.

Por último, en familia y menores se seguirá desarrollando el II Plan Integral de Atención a la Familia, la Infancia y la Adolescencia con un incremento presupuestario del 19,5 %. Se van a impulsar los recursos y prestaciones dirigidas a la conciliación de la vida laboral, personal y familiar, la promoción del acogimiento familiar como medida alternativa al residencial, se potenciarán los programas preventivos de apoyo a familias con menores en situación de riesgo, y se incrementarán los recursos para los programas de atención e integración de menores.

La consejera Maeztu ha destacado que se trata del mayor incremento presupuestario desde la crisis de 2008. “La pandemia ha puesto sobre la mesa la necesidad de reforzar y mejorar la atención a nuestros mayores y personas con discapacidad y enfermedad mental, familia y menores, y de fortalecer el sistema residencial, y por ello ha sido nuestra máxima prioridad en este presupuesto de 2021”, concluye.