Los problemas de accesibilidad para viajar de las personas con discapacidad

Jue 01 Agosto 2019 Actualidad

Foto de una persona en silla de ruedas que mira por la venta de un aeropuerto con un avión de fondo

Accesibilidad para viajar de las personas con discapacidad
El 56 % de las personas del Estado español con movilidad reducida y otras discapacidades decide no viajar por falta de accesibilidad, según un estudio publicado por la Fundación Adecco. El turismo accesible está formado por casi seis millones de personas, de las que más de la mitad toma la decisión de no hacer ningún viaje. Según los expertos, si se adaptaran los servicios de traslado y los destinos viajarían 3.342.226 turistas más de este colectivo.
 
Son muchas las barreras que pueden incidir en la planificación de un viaje, tal como detalla el estudio “El mercado potencial del turismo accesible para el sector turístico español”, del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Encontrarse con un medio de transporte no adaptado o con alojamientos sin facilidades pueden convertirse en alguno de los motivos de peso para desestimar hacer un viaje.

Por el contrario, las personas que deciden explorar el mundo a pesar de que sufren alguna diversidad funcional, pueden encontrarse con dificultades ya en el inicio del viaje: el rótulo con las salidas de los vuelos puede ser ilegible para las personas con discapacidad visual o los avisos de los aeropuertos pueden ser inútiles para los que padecen sordera. Para conocer los derechos de las personas con discapacidad en el transporte aéreo, España cuenta con el Reglamento (CE) núm. 1107/2006.

Pero este colectivo no solo puede encontrarse con barreras físicas. El técnico Jaume Burdils, de la Cátedra Fundación Randstad-UOC de Discapacidad, Empleo e Innovación Social, explica que el ocio es una actividad que facilita la socialización, un aspecto que considera clave para las personas con diversidad funcional. Cuando esta actividad de ocio se hace inaccesible, reaparecen «las barreras sociales, que pueden ser tan o más difíciles de eliminar que las físicas», remarca el especialista.

 

Buenas prácticas

El turismo accesible debe tener en cuenta realidades muy variadas, porque «detrás de cada discapacidad hay una historia diferente, tanto personal como médica», explica Burdils. Además, es necesario tener en cuenta factores como el nivel socioeconómico y cultural de cada uno.

Aunque el sector tiene mucho camino de mejora por recorrer, existen actores sensibilizados con las necesidades del colectivo. De esta manera, existen agencias de viajes especializadas en turismo accesible, que ofrecen personal especializado y sensible con las personas con capacidades diferentes, que informan de los hoteles, los cruceros, los circuitos y los viajes adaptados para personas con discapacidad y sus acompañantes, y que organizan viajes a medida o paquetes vacacionales según el tipo de discapacidad: movilidad reducida o usuarios en silla de ruedas, sordos o ciegos.

Para el profesor de turismo de la UOC Pablo Díaz, «la accesibilidad debe ser una línea estratégica del sector». Asimismo, supondría una imagen positiva para los destinos de España. «Si el turismo estatal o internacional te considera un destino accesible, ganas un aspecto diferenciador en un mercado global muy competitivo», constata Díaz.

 
Las personas mayores también necesitan un turismo a medida

La psicóloga especializada en envejecimiento de la UOC, Montserrat Lacalle, puntualiza que no pueden agruparse en un solo colectivo a todas las personas que superan los 65 años. «Hay que diferenciar rangos de edad para concretar qué buscan esas personas cuando piensan en hacer turismo», explica. Así, los más jóvenes (entre 65 y 75 años) «pueden tener la energía para conocer lugares donde siempre habían deseado ir, a pesar de que la distancia sea importante o las condiciones en el destino sean poco favorables», dice. Con el paso de los años, los destinos que eligen son «más cercanos al lugar de residencia y culturalmente similares a su cultura de origen», añade la profesora colaboradora del grado de Psicología de la UOC. En cualquier caso, esto pone de relieve que los intereses dependen del entorno familiar, puesto que «muchas personas mayores hacen vacaciones en compañía de su familia y asumen destinos que responden más a los intereses de sus hijos y nietos que a los propios».