Cantabria pone en marcha un nuevo equipo de valoración de la discapacidad para reducir los tiempos de espera

Lun 28 Diciembre 2020 Actualidad

Foto de una mano leyendo un texto en braille

Equipo de valoración de la discapacidad

El Instituto Cántabro de Servicios Sociales (ICASS), dependiente de la Consejería de Empleo y Políticas Sociales, ha puesto en marcha un nuevo Equipo de Valoración y Orientación (EVO II) de la discapacidad con el doble objetivo de “acercar este servicio a la ciudadanía y reducir los tiempos de espera”, en cuanto a la resolución de las solicitudes y certificación del grado. 

La titular de Políticas Sociales, Ana Belén Álvarez, ha asegurado que esta nueva unidad de valoración va a tener un efecto “muy positivo” a la hora de reducir los tiempos de espera para el ciudadano, tanto para ser citado al objeto de ser valorado en lo que a su estado sociosanitario se refiere, como para la resolución definitiva del reconocimiento de su grado de discapacidad, si procede.

A este respecto, Álvarez ha apuntado que el tiempo actual en la resolución se acerca al año, un plazo que, tal y como ha reconocido, no es aceptable. Según ha explicado, esta demora en el reconocimiento del grado de discapacidad “es un problema que se arrastra desde hace años” y que “tampoco es exclusivo de Cantabria”, sino que afecta a todas las comunidades autónomas, algunas de las cuales tienen un tiempo medio de resolución cercano a los dos años.

La consejera ha señalado que el número de solicitudes ha crecido ostensiblemente –cada semana se presentan cerca de 200 solicitudes en el ICASS-, lo que sumado al hecho de que se trate de un procedimiento complejo, en el que tienen que intervenir profesionales de distintas ramas, provoca que el servicio “no sea capaz de dar una respuesta en un plazo razonable”.

“El hecho de que sea un problema común en todas las comunidades autónomas no es consuelo y por ello hemos decidido intervenir creando el EVO II. Por primera vez, Cantabria contará con dos equipos de valoración”, ha destacado Ana Belén Álvarez. “Somos conscientes de que no va a resolver el problema de la noche a la mañana, pero con este segundo equipo duplicamos el número de profesionales responsables de valorar la discapacidad y los efectos positivos se van a dejar notar en los próximos meses, con esa reducción de los plazos que todos deseamos”, ha subrayado.

Finalmente, Álvarez ha manifestado que la actual carencia de personal sanitario en España, que se ha “agudizado” con la pandemia, hace que la puesta en marcha de este EVO II tenga aún si cabe más mérito.

Pasarelas automáticas

Por su parte, la directora del ICASS, María Antonia Mora, ha apuntado que Cantabria, junto a otras comunidades, ha pedido al Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 que habilite “pasarelas” que permitan obtener el reconocimiento y paso automático entre dependencia y discapacidad, evitando así duplicar los procedimientos administrativos. Así, ha puesto como ejemplo el de una persona dependiente que “no tiene por qué tener reconocida la discapacidad, pero si la tuviera, habría que reconocérsela en un nuevo procedimiento que se inicia de cero”.

Al respecto, Mora ha asegurado que las comunidades se encuentran en negociaciones con el Ministerio para tratar que las personas dependientes con reconocimiento de su dependencia accedan automáticamente al grado que corresponda de discapacidad, así como con aquellas personas que tengan reconocida una incapacidad laboral permanente.

En la visita, junto a la consejera y la directora del ICASS, también han estado la subdirectora de Dependencia, Teresa del Vigo, y la nueva directora del EVO, Eva Fernández.

59.330 personas con discapacidad

El EVO II está ubicado en las instalaciones del Servicio de Atención a la Infancia, Adolescencia y Familia del ICASS (Calle Canalejas, 42), y se suma al que ya estaba operativo en Cañadío. Cada equipo cuenta con tres profesionales -un médico, un psicólogo y un trabajador social-, perfectamente preparados para efectuar las valoraciones de los usuarios que solicitan el reconocimiento de un grado de discapacidad.

En Cantabria 59.330 personas tienen reconocido un grado de discapacidad, lo que supone un 10,30% del total de la población. En el momento actual, están pendientes de valoración 6.950 solicitantes - 4.639 solicitudes iniciales y 2.311 de revisión de grado-.