Alergias alimentarias

Mar 16 Abril 2019 Actualidad

Foto de una mesa llena de varias de todos los productos alimentaciones

Alergias alimentarias: cuida lo que comes

El aumento en la prevalencia de la alergia alimentaria, en el número de los alimentos implicados y en la gravedad de las reacciones es motivo de preocupación tanto de consumidores, como de alergólogos y pacientes. Actualmente, la alergia a alimentos afecta a más de 17 millones de europeos, especialmente a los niños. 

Según los expertos, uno de cada tres niños padece algún tipo de alergia y esperan que esta patología afecte a más del 50 % de los europeos en los próximos 10 años. En España, los alergólogos estiman que cerca de dos millones de personas son alérgicas a alimentos. 

Con el objetivo de poner de manifiesto la importancia de esta patología, la Organización Mundial de la Alergia (WAO, por sus siglas en inglés) ha dedicado este año la Semana Mundial de la Alergia a la alergia a alimentos. Del 7 al 13 de abril y bajo el eslogan “El problema global de la alergia alimentaria”, la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) se suma a la campaña de concienciación compartiendo vídeos y material formativo e informativo en sus redes sociales para dar a conocer este grave problema de salud pública. 

“Con los vídeos mostramos cómo se sienten las personas que sufren alergia y sus familiares y de qué manera afecta a su calidad de vida”, explica la doctora Mónica Antón, presidenta del Comité de Alergia a Alimentos de la SEAIC. Afortunadamente, cada vez se toman más medidas “para evitar exposiciones de riesgo tanto en restaurantes, como en colegios y en la industria alimentaria, pero no debemos bajar la guardia”. 

Las alergias alimentarias han sufrido un importante incremento en las últimas décadas, como muestra el Informe “Alergológica 2015”, en el que se registró una prevalencia de la enfermedad del 11,4 % entre los pacientes que acudían al alergólogo por primera vez, casi duplicando la cifra registrada en el mismo informe de 2005 con un 7,4 %.

¿A qué y por qué somos alérgicos? 
Frutos secos, fruta y marisco son los principales causantes de las alergias alimentarias entre los adultos, mientras que leche, huevo y pescado son los alimentos que crean más problemas entre los niños. 

Los avances en el tratamiento han logrado altos índices de superación de esta patología, sobre todo para leche y huevo en niños a partir de cinco años. “La inmunoterapia oral específica consiste en la administración de cantidades crecientes del alimento hasta alcanzar el equivalente a una ración, todo bajo la supervisión de un especialista”, detalla la presidenta del Comité. 

Es cierto que existe un mayor conocimiento sobre las alergias y se diagnostican mejor, algo que saca a la luz más casos, pero el aumento es demasiado llamativo para justificarlo solo con este hecho. “Las teorías para explicar este incremento difieren, pero las ideas que se repiten son el estilo de vida y la influencia genética”, advierte la alergóloga, “aunque los cambios se han producido en poco tiempo y los genes no van tan rápido. La dieta también desempeña un papel importante: comemos más alimentos procesados y grasas saturadas de origen animal, y menos frutas y verduras”. “Todo ello perjudica a la microbiota o flora intestinal de nuestro intestino”, recalca. 

Pacientes expertos
La SEAIC lanzó hace unos meses “Soy Experto en Alergia”, una escuela de pacientes para conocer mejor los síntomas de las enfermedades alérgicas y aprender a tratarlas. Este curso online de carácter divulgativo e informativo es impartido por médicos alergólogos, miembros de asociaciones de pacientes y expertos en salud digital. Todos los módulos del curso son gratuitos y hay uno específico de alergia a alimentos. 

"La educación, el diagnóstico precoz y un tratamiento correcto son fundamentales para el abordaje de la alergia a alimentos. Desde la Sociedad pretendemos ayudar a los pacientes y sus familias a llevar un mejor control de su alergia alimentaria y a mejorar su calidad de vida, así como colaborar con las instituciones implicadas en gestionar este problema de salud", subraya la doctora Antón. “El reconocimiento y manejo precoz de las reacciones alérgicas graves son de suma importancia, ya que dichas reacciones pueden ser fatales. Los cuidadores, maestros y padres deben contar con información sobre cómo manejar las reacciones alérgicas graves, incluyendo autoinyectores de adrenalina e instrucciones sobre cómo y cuándo usarlos”, concluye la doctora Antón.