El Futuro de la Teleasistencia y el Tele-Cuidado

Mar 26 Octubre 2021

Foto visual de Actas de coordinacion sociosanitaria

El modelo de teleasistencia proactiva se encuentra ampliamente extendido en España. Este modelo tiene un enorme potencial para mejorar la forma en que se presta la atención social y sanitaria, ayudando a su sostenibilidad. El futuro de la teleasistencia pasa por ser una pieza clave en la implementación del modelo de cuidados preventivos.

Estudios como el realizado por la Robert Wood Johnson Foundation y el Population Health Institute de la Universidad de Wisconsin (2015), demuestran que el peso de la atención clínica en los resultados sanitarios es limitado (20%), en comparación con el impacto sobre la salud que tienen otros factores: socioeconómicos como la educación, el empleo, la atención social y la seguridad (40%) o los hábitos de vida (30%). Actuar sobre estos factores ayuda a prevenir intervenciones posteriores, más costosas, y a mejorar la calidad de vida.

El modelo de teleasistencia proactiva se puede extender a un modelo de telecuidados más extenso. Por poner un ejemplo, son muchos los programas o aplicaciones de mejora de hábitos de vida saludables que fracasan por la falta de motivación de los pacientes. Estos programas buscan prevenir problemas de salud modificando los hábitos de vida para hacerlos más saludables. Las intervenciones proactivas, como llamadas de apoyo, recordatorio y formación, mejorarían la adherencia a estos programas incrementando el impacto sobre la mejora de hábitos de vida, ya que estas llamadas no sólo permiten a los usuarios superar los obstáculos y dudas sobre estos programas, sino que el hecho de saber que hay un seguimiento profesional aumenta la confianza y evita en buena medida que los pacientes abandonen los programas antes de tiempo.

Por otro lado, la atención proactiva irá evolucionando gracias al análisis de datos importados de fuentes tanto sociales como sanitarias. La valiosa información generada en la teleasistencia en combinación con información sanitaria, puede ser analizada para detectar patrones y tendencias en base a los cuales diseñar, planificar y ejecutar intervenciones proactivas que ayuden a prevenir problemas posteriores. Además, el desarrollo y la generalización de Internet de las Cosas, abre nuevas posibilidades para la prevención. El Internet de las Cosas abre nuevas posibilidades para la prevención, ya que engloba el concepto de la conexión digital de objetos cotidianos con internet. Este concepto, que ya se está desarrollando y que crecerá enormemente en los próximos años, generará una cantidad ingente de datos, muchos de los cuales pueden tener un gran valor para la prevención sociosanitaria. No sólo los datos provenientes de dispositivos sanitarios o de teleasistencia, sino de muchos otros dispositivos habituales de uso doméstico cuya información, si se procesa con los algoritmos adecuados, puede proporcionar información muy útil sobre la salud y los hábitos de vida.

Diversas iniciativas concretas demuestran que es tecnológica y organizacionalmente posible la coordinación sociosanitaria en teleasistencia. Para profundizar en esta coordinación es necesario realizar cambios de gran calado en el sistema, cambiando procedimientos de trabajo, creando nuevos roles, formando a profesionales, etc. Este cambio sólo será posible si se ponen los recursos necesarios, se desarrollan estrategias a largo plazo, un liderazgo que permita gestionar el cambio y se usan las herramientas tecnológicas adecuadas para romper las barreras entre los diferentes sistemas.

Por estas razones, los autores de este artículo proponen en un nuevo modelo de teleasistencia centrado en ofrecer servicios preventivos a través del sistema social y sanitario, incrementando la calidad y reduciendo los costes, respetando y aprovechando las infraestructuras que ya existen y creando potentes sinergias que permitan mejorar la coordinación sociosanitaria centrada en la persona.

Esta entrada es un extracto del artículo “Teleasistencia proactiva en el espacio sociosanitario”, de Joe Killen y Rafael Llarena, publicado en el número 20 de la revista Actas de Coordinación Sociosanitaria. Puede acceder aquí al sumario y la descarga de la revista.